Portugal y Brasil conectada por cable submarino en 2020


La Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FCT) acaba de unirse al consorcio BELLA, que instalará un nuevo cable óptico submarino entre Brasil y Portugal. El cable submarino, que promete aumentar la capacidad de tráfico de datos entre América Latina y Europa de 10 Gbps a 100 Gbps, da por el nombre de EllaLink – precisamente el mismo nombre de la empresa hispano-brasileña que lidera el proyecto. Hasta finales de 2020, la nueva conexión ya debería estar operativa. El cable submarino tendrá como prioridad fomentar el intercambio de información entre las comunidades científicas a ambos lados del océano.


En Brasil, el futuro cabo submarino tendrá terminaciones en Praia Grande, en el Estado de São Paulo, y Fortaleza, en el Estado de Ceará. Las primeras conexiones deberán establecerse con las islas de Cabo Verde y Canarias. Para el territorio portugués son de dos terminaciones: Uno en Madeira y uno en Sines. De acuerdo con la noticia publicada por la Comisión Noticias en octubre de 2017, el proyecto está presupuestado en 170 millones de euros.

Además del crecimiento de velocidad prometida, el nuevo cable submarino tiene objetivos geopolíticos y comerciales asumidos. El nuevo cable submarino deberá ser el primero en conectar Brasil a Europa sin pasar por América del Norte, una alternativa que dará mayor independencia de los países sudamericanos y europeos y que comenzó a ganar forma después de los escándalos potenciados por las fugas de información llevadas a cabo , dijo el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula.


En un evento realizado el año pasado, Jesús Bernad, director comercial, reforzó la apuesta estratégica en la costa alentejana: «Queremos convertir Sines en un centro de cables submarinos», prometió el ejecutivo de EllaLink, citado por Lusa. La reducción de costos de acceso a la red es otra de las ventajas señaladas para este proyecto por EllaLink.

La FCT entró en el consorcio conocido por BELLA después de firmar un «contrato de derecho de uso irrevocable» que tiene una duración de 25 años. Portugal, para dar cabida a dos terminaciones, se nombra como una pieza clave para el proyecto debería “cablar” el fondo del océano más de 10.000 kilómetros.

En el comunicado que señala la entrada de la FCT en el consorcio de EllaLink, la FCT recuerda que el nuevo cable submarino pretende suplir la inexistencia de infraestructura que ha impedido la conexión directa entre las redes de gran velocidad que hoy conectan las instituciones de enseñanza y laboratorios sudamericanos y europeos.

En Europa, la red de gran velocidad que se utiliza para propósitos académicos y transnacionales da por el nombre de GÉANT. En América Latina, la red equivalente es conocida por RedCLARA. Ambas pasan a estar conectadas por el nuevo cable submarino a partir de finales de 2020. “Con el EllaLink, el tráfico fluirá directamente entre los dos continentes, mejorando la protección de los datos y optimizando el costo / beneficio de la conectividad”, explica la FCT en un comunicado .

En el mismo comunicado, Luis Eliécer Cadenas, Director Ejecutivo de RedCLARA y uno de los responsables máximos del consorcio BELLA, no perdió la oportunidad para enaltecer la importancia histórica que podría tener esta conexión submarina: «Este marco es una conquista fundamental para la comunidad de investigación y educación de América Latina. Estamos abriendo un canal directo de colaboración con Europa, garantizando seguridad y calidad de servicio para las variadas aplicaciones científicas y de enseñanza que esperamos ofrecer ».


Deja un comentario